domingo, 31 de julio de 2016

Almas que Lubrican ☆



Esas miserias disfrazadas se notan nada más contemplar ese rostro lleno de huecos desnudos del pasado.

Ya es el momento cuando aprendes a respirar cerrando las puertas de tu mente y abriendo el portón del tímpano, dejando paso a las ajenas palabras sabias. Y de ese modo sabrás con el tiempo que tus duelos sangran menos. Porque tu memoria ha madurado y ha escogido sus recuerdos, olvidando por inteligencia emocional los que no llevan a ninguna parte más que al dolor.
Así que cuando tus lágrimas rebosan y lubrican tu alma, no te culpes, lo estás haciendo bien. 

Sigue escuchando, agradeciendo, indagando en ese viaje en el que te descubrirás y te escucharás. Y se oirá a los cuatro vientos esa tregua y esa paz entre tu mente y tus emociones, porque habrás encontrado ese equilibrio entre lo emocional y lo racional.
Sólo es cuestión de tiempo. Nada más. Paciencia, constancia y sobretodo, voluntad.

Piensa en cómo, por ejemplo, se te cubrió de tinta aquel tejido , lleno de sonrisas espontáneas  de color blanco de coco o negro azabache.
Piensa en esa fortaleza interior que trabajó para permanecer en ese sueño, en esa oportunidad de escucharte y disfrutar sin prejuicio alguno. Disfrutando de cada segundo creado en esa burbuja llena de vacíos fértiles en los que ya has hallado algo... almas. Almas sanas. Almas únicas. Llenas de brazos acogedores que te dejan de lado ese sentimiento de huérfana. Y juntos nos estrellamos a la realidad. 

Pero el gozo de vivir cada instante y dejarse llevar por esa marea cálida de ese lugar y su gente es maravilloso.


GRACIAS!! Son solo siete letras... tres vocales... y cuatro consonantes... ninguna se parecen excepto las gemelas Aas, pero en cambio juntas forman un equipo y un grupo que te libera de lastres y te muestra la gravedad que nos rodea y nos da pie a tomar decisiones. Decisiones que en su día te comieron el coco, pero que poco a poco las dejaste en la mesa y las apartaste de tu maleta de viaje. Viaje... qué cosa...

sábado, 16 de julio de 2016

Sra.Angustia

Querida Sra.Angustia... cuando un ataque nuclear destroza una licra azul prusia de brillo... arreglas y cambias a un carmín mezclado de cadmio, pero... y si una mandíbula rebelde  en plena edad del pavo  se tensa y bloquea ambos laterales... ¿Cómo lo solucionas? Todos tenemos derecho a expresarnos, pero... ¿dónde están los limites? 


viernes, 15 de julio de 2016

Quien escribe el destino...

Primero atacan a PARIS...
Continuamos con las desgracias en Orlando, por un acto de inhumanidad y de homofobia...
No dan ni tregua a los turcos, y atacan el aeropuerto de Instambul...
Y ahora esto... NIZA...

Por qué hay tanta injusticia en el mundo, en la vida... ¿quién es el encargado de escribir nuestro futuro?


domingo, 10 de julio de 2016

Tregua en una tierra fértil...

Qué gracia hace saber que sin darte tú cuenta... estás haciendo sufrir  a los demás, a los tuyos, a los que quieres... y por el simple hecho de que tu carácter se ha vuelto agrio desde hace meses, y no sabes el porqué.

Y que desde ese segundo quieras desaparecer, perderte, esfumarte... tienes esa necesidad de perderte para encontrarte, para que aparezcas de nuevo, te nace ese  ese sentimiento de  tener que ir a un nido fértil lleno de preguntas silenciosas, de preguntas y de aires voraces que te reclaman y te invitan a viajar a esa tierra virgen y voraz que te está dando la oportunidad de escucharte, de enseñarte a escucharte... así de simple.


Cómo nos vacila la vida, y como la tomamos... deberían hacer cápsulas de humor y de aceptación, para poder reconocer y aceptar a ese bichito interno que todos tenemos.  A ese lado oscuro, ese lado oscuro que unas cuantas clases de risoterapia no le vendrían mal.

Pero a fin de cuentas... solo tú puedes vencer esa "cosa" ( que no sabes ver porque es invisible, pero que en cambio se te presenta como una presencia constante atormentando cada segundo que vives)

La elección es perderse en una tierra desconocida y llena de un Vacío Fértil dispuesta a presentarte la vida, tu Vida a distancia. Para reencontrarse, para Encontrarte. Para descubrir tu identidad. Dónde iría... no sé, pero desde luego ni mi subsconciente lo sabría, sino... sabríais donde buscarme... y es esa la intención. El perderse para hallarse a uno mismo. Para descubrirse a uno mismo.